domingo, 15 de junio de 2008

El embarazo

o Cómo hemos de cuidar la Salud Oral de las embarazadas.



Me gustaría empezar tirando por tierra una leyenda muy extendida según la cual "los hijos toman el calcio de los dientes de las madres"

Los dientes se comienzar a formar desde la barriga de la madre y el calcio que los forma solo puede liberarse por la pérdida de material dental producida por factores exógenos como la caries, pero los dientes, a diferencia de los huesos, no tienen entre sus funciones almacenar calcio con lo cual no se va a liberar calcio para un embarazo de los dientes de la madre nunca.



¿Por qué tantas madres dicen entonces: "el embarazo de mi primer hijo me costó tres/dos/siete dientes"? Porque lo que sí que se produce en el embarazo es una inflamación de las encías terrible que, si no se controla con una buena higiene, produce un enorme acúmulo de placa bacteriana que es la principal responsable de la caries dental.



De manera que ante una mujer embarazada nos vamos a encontrar con mucha sensibilidad dental debida a ese aumento de tamaño de las encías. ¿Cómo vamos a remediar ésto? No podemos, sólo cuando pase el estado gestacional las encías volverán a su tamaño pero sí podemos aliviar este estado si seguimos unos pasos precisos:



1º Si es posible realizar cierta previsión, es decir, si está en situación de querer quedarse embarazada no olvide acudir a su dentista también para que le revise y le certifique un estado de salud oral aceptable. No olvide que durante el embarazo, si bien se pueden realizar tratamientos convenientes, lo más conveniente es no realizar ningún tratamiento porque no haga falta.



2º Si ya está embarazada, hay que hacer una buena limpieza dental profesional para eliminar el sarro que es un irritante de las encías que puede empeorar el cuadro de sensibilidad y gingivitis, también aprovecharemos para ver que no necesite nada más y en el caso de que sí lo necesite realizarlo con las medidas adecuadas para que no le afecte al bebé.



3º Hay que cuidarse muy bien en casa en los otros dos aspectos más importantes para evitar la caries: la dieta y la higiene dental. Es muy común que durante el embarazo se descuide un poco la dieta o se coma más dulce de lo habitual por lo que habrá que extremar los cuidados dentales, es decir, que no podemos saltarnos lavarnos los dientes si nos estamos "poniendo púas" de dulces.

Extraordinaria importancia de no irse a la cama nunca sin haberse cepillado correctamente los dientes.



4º Cepillarse con esmero los dientes tres veces al día y usar hilo dental. Acudir con rapidez al dentista si nota cualquier empeoramiento, dolor, recalo o molestia dental para que se solucione.



5º En esa fase en la que hay vómitos es muy importante NO CEPILLARSE LOS DIENTES justo después de vomitar, ya que de esa manera lo único que conseguimos es restregar todo el ácido por toda la boca y asegurarnos de estropearla completamente. En lugar de ello usaremos agua con bicarbonato para enjuagarnos y anular los efectos nocivos del ácido gástrico en la dentadura.


En resumen podríamos decir que si bien el embarazo es un estado especial también para la boca por esa inflamación de encías, aumento de la sensibilidad y aumento de la ingesta calórica que pone en riesgo la salud dental de las embarazadas, pero no hay nada que temer porque sólo con una buena higiene personal y el cuidado profesional del dentista (también en el embarazo) nos ayudarán a llegar a término sin tener ningún problema.



Aprovecho para enviar una enhorabuena a aquellas madres gestantes que estén leyendo el artículo: ¡Ánimo y Enhorabuena!



Un saludo cordial.